Fuente Radio UC

En las últimas intervenciones de candidatos presidenciales hemos visto posturas que sostienen que universidades como la nuestra no deberían recibir fondos públicos por tener la calidad de Pontificia.

La riqueza de un sistema educativo está en la diversidad de proyectos, lo cual pasa justamente por que existan Universidades no estatales y que tengan una misión y visión propios. Creo en un sistema donde sea la persona quién pueda elegir donde estudiar atendiendo a distintos factores como la calidad docente, investigación y proyecto universitario. El Estado debe colaborar con aquellas personas que no pueden pagar la educación superior, pero jamás limitar las opciones por “ser confesionales”. Señalar que la PUC y la PUCV no deberían recibir fondos públicos por ser Católicas no solo es menospreciar el aporte que nuestra universidad y nuestras facultades hacen al país, sino que también es negarle la posibilidad a miles de jóvenes de poder estudiar en Universidades de excelencia. Sin embargo, lo que más me llama la atención es la aparente complicidad de la FEUC.

Lamentablemente, nuestra federación está más preocupada de crear un congreso chico en el consejo en vez de defender nuestra universidad. Mientras hay quienes quieren desfinanciar nuestra universidad y perjudicar a nuestro compañeros, ¿dónde esta la FEUC? ¿Dónde está la Federación cuando su universidad, sus estudiantes lo necesitan? Nuestro deber como representantes es velar por los intereses y bienestar de nuestros compañeros, y ante el silencio actual me pregunto nuevamente: ¿donde está la FEUC?

Eduardo Cretton
Movimiento Gremial
Consejero Territorial Derecho

No hay comentarios