Declaración de la Escuela Popular Aurora Argomedo, la delegación de Interservice de SINTRAC VI, la Defensoría Popular de las y los Trabajadores y la Federación de Estudiantes de la UC.

 

El pasado viernes 22 de septiembre la delegada sindical de la empresa de aseo industrial Interservice Ltda, Carol Vergara, recibió una conclusión jurídica de la Inspección Regional del Trabajo. En ella se establece que “SÍ EXISTEN INDICIOS DE VULNERACIÓN A LOS DERECHOS FUNDAMENTALES, toda vez que de esta investigación se pudo constatar indiciariamente afectación a la integridad psíquica y física de los trabajadores representados por la organización sindical; como asimismo a la vida privada de los mismos.” Estas conclusiones son profundamente relevantes, en tanto dan cuenta de algo que hace años diferentes estamentos de la universidad hemos tratado de denunciar y comprobar: en la UC y sobre todo en el trabajo subcontratado hay vulneraciones constantes de los derechos fundamentales de las y los trabajadores que atentan contra su vida y su dignidad.

 

A partir de esta conclusión jurídica, como Consejo de Federación, SINTRAC, EPAA, y Defensoría Popular de las y los Trabajadores declaramos lo siguiente:

 

  1. Desde abril se comenzó un trabajo para plantear temas como rotaciones injustificadas, específicamente en Ingeniería. A partir de ello, se sostuvieron reuniones con el Ombudsman, en función de respetar los canales de la Universidad. El Ombuds tuvo reuniones con trabajadoras para constatar las situaciones, específicamente los días 11 y 28 de abril y 2 de mayo. Luego de ello, se reúne con la Dirección de Personal, para transmitir las problemáticas observadas en dichas

 

  1. Paralelo a estas gestiones formales dentro de la Universidad, el 1 de junio se forma, dentro de la empresa Interservice Ltda, una delegación del Sindicato SINTRAC VI. A partir de su formación, comienzan a hacerse las denuncias pertinentes en la Inspección del Trabajo y en la empresa Interservice a raíz de las múltiples faltas identificadas a lo largo de los años. Así, se ponen distintas denuncias que pasan a ser fiscalizadas por la Inspección del Trabajo. Este organismo comprueba las faltas en todas las ocasiones y exige a la empresa el pago de altas

 

  1. Dada la responsabilidad de solidaridad de la UC con estas empresas, junto con las trabajadoras se decidió que las denuncias más graves, a saber, las de vulneración de los derechos fundamentales, debían ser correctamente notificadas a administrativos y directivos de la UC. En esta línea, el día 25 de mayo se le entrega la Administración del Campus San Joaquín una carpeta con los testimonios de abuso de las trabajadoras (las mismas evidencias que fueron entregadas a la IT). En esta reunión se logra transparentar según versión de las trabajadoras, que no es primera vez que ellas recurren a Administración a solicitar ayuda por ser víctimas de acoso y abuso laboral, sin embargo, dichas denuncias, según señalan, no tuvieron consecuencias en ocasiones anteriores. La Administración se compromete a tomar medidas, pero señala que excede sus facultades comprobar que la información de los testimonios sea Las medidas comprometidas por Administración se comunican el día 6 de julio a la FEUC y se trabajan durante el primer semestre, logrando solucionar problemas relacionados con la disponibilidad de materiales, implementos de seguridad para las trabajadoras, marcaje y registro de horas trabajadas y atribuciones excesivas de las supervisoras y/o jefas de cuadrillas.

 

  1. Por otro lado, la Universidad también se comprome a realizar informes psicológicos a las supervisoras para evaluar si están en condiciones de desempeñarse en su cargo. Lamentablemente, dichos informes psicológicos no se realizaron. En su lugar, las supervisoras participaron en un programa de “coaching” con un ingeniero comercial que en sus propias palabras señala que le es imposible hacer un informe psicológico o entregar herramientas a las personas involucradas.

 

  1. En otras gestiones, el día 9 de agosto, la FEUC sostuvo una reunión con la Dirección de Personal, en presencia del Director de Asuntos estudiantiles, a quienes se hizo ver la preocupación estudiantil y del sindicato por las condiciones laborales de las trabajadoras, así como también, por las faltas incurridas por la empresa Interservice. Se manifestó como respuesta que, pese a la voluntad de dicha Dirección en mejorar la situación de las trabajadoras, existen consideraciones de tipo legal que impiden que la Universidad intervenga en el trabajo de la empresa subcontratista.

 

  1. Respecto de las acciones tomadas directamente con la empresa, el mismo 1 de junio se hace envío de los testimonios de abuso de las trabajadoras, se constatan diferentes faltas y se solicita a la empresa que las solucione a la brevedad. Ante la falta de respuestas, la delegación sindical procede a hacer las denuncias anteriormente mencionadas ante la Inspección del Trabajo y la UC. El día 28 de junio la empresa decide no renovarle el contrato a la delegada Carol Vergara a pesar de encontrarse con fuero sindical. Esto constituye vulneración de derechos fundamentales y se denuncia a la IT. El día 20 de julio, luego de mediación con la IT, la delegada es reintegrada en sus

 

  1. El día 28 de agosto en el Encuentro Universitario, la delegada Carol Vergara se acerca al rector Ignacio Sánchez y le entrega personalmente una carta en la que se menciona todo lo que ha estado sucediendo hasta la fecha. El rector responde posteriormente señalando que el proceder es que se realice una reunión con la Directora de Personal. Lamentablemente, a pesar de la disposición de la delegación sindical, la reunión con la Directora de Personal ha sufrido varios cambios de fecha, que hacen que aún hoy, 3 de octubre, no haya sido posible sostener un encuentro con

 

  1. El día 22 de septiembre, tras fiscalizaciones en las dependencias de la UC, llega la conclusión jurídica que señala que hay indicios de vulneración de los derechos fundamentales de las y los trabajadores denunciantes. A partir de ello, se realiza una mediación el día 26 de septiembre entre la empresa Interservice Ltda y la delegación sindical del SINTRAC VI. Lamentablemente, ese día no se puede llegar a un acuerdo que pusiera como prioritaria la dignidad y la vida de las y los trabajadores afectados. Esto implica que en los próximos días se iniciará un juicio contra la empresa Interservice Ltda por vulneración a los derechos fundamentales de las y los

 

  1. A partir de los hechos anteriormente descritos se observa que la FEUC, la Escuela Popular Aurora Argomedo, el sindicato SINTRAC VI de la empresa Interservice Ltda y la Defensoría Popular de las y los Trabajadores, se han preocupado de informar oportunamente a la Universidad Católica sobre las graves vulneraciones a los derechos fundamentales de las trabajadoras en las que ha incurrido la empresa Interservice. En tanto parte informada y responsable de estos hechos, por responsabilidad subsidiaria y solidaria, la Universidad tiene el deber y la responsabilidad de hacerse cargo. Sin embargo, somos testigos de que esto no ha ocurrido: las reuniones que el sindicato ha solicitado con autoridades de la universidad se han corrido o se han agendado sin la celeridad que amerita el caso, las respuestas que se han dado en instancias con representantes estudiantiles son vagas y apelan a la imposibilidad de la UC de entrometerse en cuestiones internas de las empresas y se ha puesto en duda el testimonio de las trabajadoras afectadas, entre otros hechos que hacen cuestionarse el verdadero interés de los directivos y administrativos de la UC por este grupo humano de nuestra

 

  1. La responsabilidad de la Universidad Católica en estos hechos no solo es legal, sino moral. Una Universidad Católica que predica sobre la integración de todos los miembros de su comunidad, sobre la dignidad de la persona humana, sobre el amor al prójimo y que, además, se manifiesta abiertamente a favor de la vida de quien está por nacer en función de su catolicidad, tiene el deber de hacerse cargo e intervenir oportunamente cuando en sus propias dependencias se están vulnerando derechos fundamentales de trabajadores y

 

  1. A propósito de lo anterior, hacemos un llamado a las autoridades de la Universidad a tomar medidas concretas con la empresa Interservice y a asegurarse de que ninguna otra empresa esté incurriendo en faltas tan graves como estas. Si bien sabemos que la fiscalización de la Universidad no es y nunca podrá ser suficiente y que esto responde a problemas estructurales de las lógicas de subcontratación, hay mínimos con los que la UC se ha comprometido discursivamente que no se están cumpliendo y situaciones graves que se están ignorando. Así, se evidencia que dentro de esta casa de estudios no parece haber preocupación cuando se oprimen y se vulneran derechos de personas (principalmente de tercera edad, mujeres con problemas de salud, entre otras).

 

  1. Hacemos un llamado a toda la comunidad UC a hacerse responsable de esta situación, a no permitir que se sigan cometiendo abusos a trabajadores y trabajadoras que a pesar de todo continúan trabajando en la UC por ser su única fuente de trabajo. Como estudiantes conscientes de lo que sucede, debemos apoyar su lucha y unirnos para que los derechos de toda la comunidad de la UC sean respetados y se garantice la dignidad laboral a todo

 

 

 

Consejo de Federación Pontificia Universidad Católica de Chile

Sindicato     Interempresa Nacional    de Trabajadores de Contratistas y Subcontratistas

Escuela Popular Aurora Argomedo

Defensoría Popular de las y los Trabajadores

No hay comentarios

Dejar respuesta